cerrar flex-next flex-prev icon-excel icon-facebook icon-flickr-gray icon-flickr icon-fullscreen icon-gal-next icon-gal-prev icon-ham icon-instagram icon-less-blue icon-less icon-linkedin icon-lupa icon-mail icon-menu icon-more-blue icon-more icon-reader icon-share icon-twitter play

Clapes UC Explica

Clapes UC Explica

Investigamos, presentamos y discutimos, en particular, ideas y materias relacionadas con los incentivos para el crecimiento económico, el mejoramiento de la productividad, la creación de empleos y el aumento de la inversión.

¿Cuál ha sido el impacto de los adultos mayores en el mercado laboral?

Al trimestre octubre-diciembre 2015 del aumento anual de 233.624 personas de la población en edad de trabajar, 212.202 son de tercera edad, es decir, el 90,8% del incremento anual. Esto ha generado un cambio de composición de la población en edad de trabajar, ya que se está incorporando con mucha fuerza a las cifras laborales agregadas un grupo en donde predomina la inactividad, lo que contribuye en parte a mantener indicadores agregados como la tasa de desempleo en niveles bajos, a pesar de la fuerte desaceleración de la economía chilena.

¿Qué está pasando con el precio del petróleo?

La dinámica del precio del petróleo muestra en tres hecho: Primero cambios importantes en la oferta, principalmente el nuevo rol de Estado Unidos en el mercado. Segundo, una demanda que da muestras de una desaceleración principalmente evidente en la incertidumbre del crecimiento en China y tercero el efecto negativo que tuvo en los ingresos de países exportadores como en el caso de Latinoamérica.

¿Qué es la tarificación del carbono o “Carbon Pricing”?

Se denomina “Tarificación del Carbono” o “Carbon Pricing” a los métodos para establecer una tarifa, costo o precio para las emisiones emitidas a la atmósfera de gases con “efecto invernadero” (greenhouse gases, GHG). Estas emisiones son consideradas negativas, pues podrían acelerar y desviar el proceso natural de cambio climático. En particular, se busca “tarificar” el gas dióxido de carbono, emitido al consumir combustibles fósiles en las distintas ramas de la actividad económica.[1]
Una tarificación óptima del carbono crearía señales de precio que mejorarían las decisiones de miles de actores económicos en temas como infraestructura, eficiencia e innovación, con el resultado de desalentar en un grado apropiado las emisiones de GHG. Los métodos conocidos de tarificación del carbono pueden ser clasificados entre dos tipos: 1) Un impuesto explícito a cada tonelada de CO2 emitido (un “Carbon Tax”, CT); y 2) Un impuesto implícito, creado por medio de un tope máximo al total de permisos de emisión, que son transables libremente entre los actores interesados. En este último caso, el número total de permisos está acotado y prefijado por la autoridad en un nivel restrictivo en comparación a las emisiones que ocurrirían en ausencia de permisos (“Cap and Trade – Emission Trading Systems”, ETS). Entre estos dos mecanismos mencionados existe una amplia gama de medidas intermedias, dentro de ellas, la más común es la regulación cuantitativa planta por planta aplicada en una gran variedad de casos.
Desde el punto de vista teórico, cuando los agentes tienen información completa y no tienen poder sobre los precios (es decir, son tomadores de precios, tanto los compradores como los vendedores en todos los mercados involucrados). Ambas formas de fijación de precio -el Carbon Tax y el Cap and Trade- tienen el mismo efecto.
Sin embargo, en el mundo real alejado del ideal teórico, existen diversas complejidades que dificultan la predicción de impacto de un sistema y otro. Estas principales complejidades se resumen en el siguiente cuadro:

Fuente: Elaboración Clapes UC en base a BM, FMI, OECD, IEA y EIA
[1] Generalmente la emisión se mide en toneladas de dióxido de carbono (CO2) o de dióxido de carbono equivalente (CO2eq).

¿Provee certidumbre a los agentes sobre el Precio de CO2?

¿Provee certidumbre a la comunidad sobre la cantidad de emisiones?

¿Capacidad de recaudar ingresos fiscales?

¿Daña la competitividad de la producción nacional, y el salario /empleo doméstico?

¿Obstáculos Prácticos o Políticos para la implementación?

Impuesto Explícito (Carbon Tax)

Sí, el impuesto es 100% previsible.

No, las emisiones varían según variaciones en la demanda (depende, por ejemplo, del precio de los combustibles fósiles).

Sí, al ser un impuesto por definición recauda ingresos.

Sí, en el caso de que los recursos obtenidos no sirvan para reducir otros impuestos.

Sí, dado que los impuestos de ésta naturaleza tienden a ser impopulares (según la evidencia mundial).

Tope al total de permisos transables (Cap and Trade)

No, porque el precio responde a variaciones en la demanda. Ciertos diseños limitan la volatilidad del precio

Sí, excepto cuando hay distorsiones en la producción

Depende de la forma de entrega de los permisos de contaminación. Ejemplo: si son gratis, vendidos a precios arbitrarios o licitados al mejor precio, etc.

Si, en el caso de que los recursos obtenidos no sirvan para reducir otros impuestos. (Ej: cuando los permisos son otorgados gratuitamente.)

Si, en general la identificación del número de permisos transables y la fijación de una meta de reducción de emisiones son muy dificultosas

¿Qué es la Renta Atribuida?

La Reforma Tributaria que se está tramitando en el Senado, contiene un cambio fundamental en la definición de lo que se entiende por renta para fines tributarios, creando el concepto de Renta Atribuida.
La Renta Atribuida entendida en el marco de la reforma corresponde al pago de impuestos suponiendo que las empresas reparten la totalidad de la utilidad generada. Es decir, en todas las empresas se asignará al dueño, accionista o socio -según sea su participación en la propiedad- la utilidad generada por la empresa y, junto a ella, las utilidades que le correspondan por participación a dicha empresa de otras sociedades y así sucesivamente. De esta manera, los impuestos se calcularán ya no sobre la base imponible de la empresa (determinada en los artículos 29 al 33 de la Ley de Impuesto a la Renta) sino que, además, sobre la atribución de todas las rentas generadas por las empresas donde ésta tenga participación.
En este nuevo sistema los accionistas deberán pagar impuestos sobre utilidades que no recibieron y que podrían no recibir en el corto y mediano plazo, ya que la base a considerar para la aplicación del impuesto a la renta cambia de la renta efectivamente percibida a este nuevo concepto de renta atribuida.
Adicionalmente, al considerarse para efectos tributarios que toda la utilidad será distribuida, el monto destinado a la reinversión pagará el mismo impuesto que la utilidad distribuida, ya que tanto los montos distribuidos como los no distribuidos son considerados como parte de la base para la aplicación de la tasa, es por eso que el nuevo esquema de renta atribuida termina con el incentivo actual al ahorro y la reinversión.
Este nuevo sistema tributario se plantea un importante desafío para el Servicio de Impuestos Internos (SII) debido a la gran cantidad de información que tendrá que manejar, puesto que además de la utilidad reportada por las empresas se necesitará la utilidad atribuida a cada una de aquellas, junto con la atribución de la utilidad de todos los fondos accionarios en los que participen, es por esto que la cantidad de registros tributarios que deberá llevar la empresa (y fiscalizar el SII) aumentará.

¿Qué es el FUT?

El fondo de utilidades tributables (FUT) es un registro contable de las utilidades generadas por la empresa y que no han sido retiradas, de esta manera se contabiliza el impuesto pagado por la empresa, que debe descontarse cuando los dueños hagan retiros o reciban dividendos.
En el mundo el sistema clásico de tributación consiste en que las empresas paguen una tasa de impuestos corporativos a las utilidades y, después, los dividendos que distribuye la empresa paguen a nivel de personas un impuesto extra a los dividendos o el impuesto a la renta global (que en Chile se denomina “Global Complementario”). Este sistema en la práctica permite que la reinversión pague menos impuestos que los retiros o dividendos.
En algunos países, se permite además descontar el impuesto pagado de las empresas al impuesto que se paga en el dividendo, lo que se conoce como Dividend Imputation. En Canadá, Nueva Zelanda, Australia y Chile se permite la imputación total del impuesto de primera categoría (Full Imputation), mientras que en Inglaterra y Corea del Sur se permite una imputación parcial. De esta manera a nivel global son las personas las que pagan impuestos y las empresas pagarían un adelanto o retención de éste por las utilidades hasta que sean repartidas a sus dueños. Por esto que no se puede decir que el actual sistema Chileno sea único en el mundo.
En los países en que opera la imputación del impuesto corporativo para los dividendos, se hace necesario llevar un registro de las utilidades repartidas por las empresas para hacer el cálculo del crédito tributario que se le debe imputar a los dividendos repartidos, en Chile este registro se llama FUT y en lo que respecta a las anotaciones que deben hacerse en él se encuentran, entre otras, la renta liquida imponible de primera categoría (es decir la utilidad de las empresas, las utilidades generadas por terceros cuyo origen proviene de participaciones, dividendos o retiros efectuados en otras empresas relacionadas), la diferencia entre la depreciación normal y acelerada, y los ingresos que no se consideran renta para las personas. Es decir, el FUT es un registro y no un fondo debido a que las utilidades registradas en el FUT pueden estar invertidas no solo en caja de la empresa sino en activos tales como maquinarias, edificios, terrenos y capital de trabajo. Todos estos usos forman parte de inversiones cuyos mayores beneficios llegarán a futuro.