cerrar flex-next flex-prev icon-excel icon-facebook icon-flickr-gray icon-flickr icon-fullscreen icon-gal-next icon-gal-prev icon-ham icon-instagram icon-less-blue icon-less icon-linkedin icon-lupa icon-mail icon-menu icon-more-blue icon-more icon-reader icon-share icon-twitter play

Columnas

02 Febrero 2015 | Sergio Urzúa |

Casen con gusto a poco

Esa manía de hacer las cosas al lote. Es viernes, 23 de enero, y en mi celular recibo el mensaje de texto: “Casen 2013… mañana”. Parece el cuento del lobo. En los seis meses de inexplicable retraso de la encuesta, el anuncio lo he visto demasiadas veces. “¿Un sábado?… imposible”, contesto incrédulo, y agrego “no hay nada en prensa. Es un error”.

Despierto temprano el sábado. ¿El plan? Lectura y familia. No podría haber estado más equivocado. Hojeando un diario encuentro “Gobierno informaría hoy retroceso de la pobreza en la Casen 2013”. ¡No puede ser! El texto no dice la hora, pero la cuenta del Ministerio de Desarrollo Social en Twitter indica “A contar de las 13:00 @ministradsocial entregará los resultados Casen 2013”. Soy fanático de la modernidad, pero el anuncio en la red social me parece que no da el ancho.

13:00 horas y no hay novedad. Luego de 30 minutos se comienzan a conocer cifras. Se anuncia la “recuperación de la transparencia”. ¡Enhorabuena!, me digo, sabremos entonces a qué se debió el retraso de seis meses en la entrega, si se reunieron los equipos del Gobierno y Microdatos previo a publicar resultados, si se solicitaron análisis adicionales al momento de conocer las cifras, etc. Nada de eso. Al silencio se agregó desprolijidad. Una serie de pobreza histórica “tradicional” con nuevas estimaciones solo para el 2009 y 2011, y múltiples cambios metodológicos sin mayor documentación, obligaron a poner los dedos sobre las teclas para entender qué se había hecho. No tuve suerte. Demasiados cambios. Hay que esperar la base de datos. Se anuncia que estará disponible el lunes, junto a nuevas versiones de las bases de Casen 06, 09, 11. Entretenida semana.

Martes, 7 AM. Me sonrío con el mensaje de un amigo: “me quedé dormido esperando la Casen”. Deben haber sido varios. Quienquiera haya sido el responsable de hacer los datos públicos, parece que lo hizo después del happy hour , pues estos aparecieron literalmente al final del lunes. Y de las razones de los seis meses de retraso… sepa Moya. Si no fue tema para la autoridad antes, menos ahora.

Me hubiese gustado dedicar esta columna a contarle que de las cuatro regiones del país que más crecieron entre 2011 y 2013 tres vieron caer el Gini, mientras que en tres de las cuatro de menor crecimiento ocurrió lo contrario (ingresos autónomos, nueva metodología). También a analizar la caída en la desigualdad en La Araucanía -región en donde más creció el empleo entre 2011 y 2013-, el rol de la dimensión “trabajo” en la pobreza multidimensional e incluso el impacto del excéntrico Bono “empleado público de Atacama” en dicha región (¡se pasaron!). Pero no podía dejar pasar el nuevo cantinfleo con la Casen. A todos aquellos que reclamaron por la situación en el 2012 los llamo a levantar la voz con la misma fuerza: seis meses de atraso y ninguna explicación. Simplemente impresentable.

http://www.elmercurio.com/blogs/2015/02/01/29031/Casen-con-gusto-a-poco.aspx