cerrar flex-next flex-prev icon-excel icon-facebook icon-flickr-gray icon-flickr icon-fullscreen icon-gal-next icon-gal-prev icon-ham icon-instagram icon-less-blue icon-less icon-linkedin icon-lupa icon-mail icon-menu icon-more-blue icon-more icon-reader icon-share icon-twitter play

Columnas

13 Noviembre 2017 | Salvador Valdés | Pensiones

Lagunas, independientes y pensiones

El bajo monto de las pensiones contributivas se debe a varios factores, pero destacan las “lagunas” de cotización. Entre las mujeres que iniciaron su pensión en agosto de 2017, el tiempo mediano (representativo) de cotización fue de solo 10 años, de una carrera de 45 años. Si lo midiéramos en días a jornada completa, sería menor. Esto sigue dañando las pensiones futuras, pues de la población de 20 a 65 años, cerca del 60% no cotizó en cada mes de este año.

La reciente encuesta DESUC- Clapes UC- Fundación Oportunidad Mayor, preguntó sobre si “los independientes coticen también en forma obligatoria, por un sueldo igual al salario mínimo.” Quienes tienen 65 años y más, que saben cuánto importa cotizar, respondieron en 79% estar De Acuerdo o Muy de Acuerdo. Los candidatos al Congreso deben tomar nota.

La ley ha eximido a los ocupados no asalariados, que suman cerca de 2 millones de personas, de la obligación de ahorrar para sus pensiones de vejez. El proyecto de ley del gobierno que crea el nuevo ahorro colectivo cubre solamente el caso de rentas pagadas con boletas de honorarios, omite aumentar la actual retención de 10% para adaptarla a tasas de cotización mayores y elude reparar una ley de 2016 que eliminó la cobranza de cotizaciones adeudadas por independientes. Proponemos corregir estas falencias y desglosar esa parte del proyecto para tramitarla más rápido.

Hay más de 300 mil empleadores independientes que cotizan por sus empleados, pero el 55% de ellos no cotiza para sí mismo. Se propone obligarlos a cotizar para sí, asignándoles una renta presunta. Ella podría ser una cifra basada en la renta personal determinada el año anterior.

Hay cientos de miles de trabajadores por cuenta propia que están obligados a actualizar periódicamente su inscripción en registros nacionales o regionales vinculados a su actividad laboral. Se propone condicionar esa actualización a la comprobación del pago de cotizaciones por una renta presunta igual al salario mínimo mensual, restando desde luego los tiempos en que comprueben que ya cotizaron como asalariado o como empleador.

Hay 740 mil dependientes sin contrato, según el INE. Esto revela una gruesa falencia de fiscalización de parte de la Dirección del Trabajo. Se propone sumar a las multas una cotización por un salario presunto igual al mínimo.

En caso de evasión y/o de retención de cotizaciones, o no pago, las administradoras hacen una buena labor en la cobranza prejudicial, según muestra la evidencia. Sin embargo, en la instancia judicial su eficacia disminuye. La Tesorería General de la República (TGR) sería más eficaz, gracias a sus facultades y experiencia centenaria. Se propone replicar la práctica de la OCDE y cambiar una línea de la ley para autorizar a la TGR a hacer la cobranza judicial cuando el beneficiario sea un fondo de la seguridad social, incluyendo los fondos de pensiones, y que su administradora ceda a la TGR parte de la comisión eventualmente recaudada. Debe desecharse crear una institución recaudadora paralela a la TGR.

Ningún sistema previsional puede dar pensiones contributivas razonables con lagunas como las que hay. Esta propuesta muestra que se pueden mejorar las pensiones del futuro.

Esta columna fue escrita junto a Sergio Frías, Tesorero General de la República 2011-2014, y publicada en La Tercera.