cerrar flex-next flex-prev icon-excel icon-facebook icon-flickr-gray icon-flickr icon-fullscreen icon-gal-next icon-gal-prev icon-ham icon-instagram icon-less-blue icon-less icon-linkedin icon-lupa icon-mail icon-menu icon-more-blue icon-more icon-reader icon-share icon-twitter play

Columnas

23 Diciembre 2014 | Rodrigo Cerda |

Nubes en el camino

EN TERMINOS macroeconómicos, el 2014 no ha sido bueno. Hemos visto una gran caída en inversión, cerca de 7%. La economía se estaría expandiendo sólo cerca de 1,7% este año. Pudo haber sido peor, porque  hubo tres factores que nos dieron impulso este año: (i) el aporte positivo del sector externo, marcado por un aumento de exportaciones y una caída en importaciones; (ii) el sector público, sobre todo en el último trimestre de este año; y (iii) una desaceleración moderada del consumo privado, lo que permitió darle un piso de crecimiento a la economía.  

Es curioso decir que el sector público nos ha dado un impulso en 2014, cuando lo que se escucha es que será 2015 el año del impulso fiscal. La verdad es que no es tan curioso, porque fijemos cuánto ha estado gastando el fisco neto de impuestos (es decir, neto de lo que se le quita al sector privado) entre 2014 y 2013. Esto corresponde al balance fiscal de esos años. Note que el fisco gastó más -neto de impuestos- en 2014 que en 2013. Así, el déficit estructural pasaría de 0,5% en 2013 a 0,9% en 2014, generando un impulso fiscal cercano a 0,4% del PIB este año.

Además, la desaceleración moderada del consumo ha sido una buena noticia este año. Y claro, en la mayoría de los otros episodios de caída de inversión, el consumo caía junto a la inversión. Esta vez  no ha sido así y el consumo ha seguido creciendo, aunque a tasas paulatinamente más moderadas.

El 2015 podría ser mejor, principalmente por las bajas bases de comparación, aunque será de bajo crecimiento. Las expectativas se sitúan en crecimiento de 2,7%. Pero hay varios elementos de riesgo que pueden sesgar la actividad a la baja. El primero de ellos es el impulso fiscal de 2015, que debería ser menor al de este año. Nuevamente parece curioso este argumento, porque el gasto público crecería significativamente (9,8% real al comparar ley contra ley) lo que a priori debería llevarnos a un nuevo y fuerte impulso fiscal. Sin embargo, parte importante del aumento de gastos se financia con mayores impuestos -mucho de esto debido a la reforma tributaria recientemente aprobada- y eso le quita impulso a la economía. Esto redunda en que el déficit estructural de Chile se proyecta cerca del 1% del PIB en 2015, muy cerca del déficit estructural de 2014. De ahí que el impulso fiscal en 2015 será menor al actual.

El segundo riesgo se relaciona con la evolución del consumo que representa cerca del 65% del PIB y se relaciona con la evolución de la masa salarial real (empleo y salarios reales). En 2014, el escaso dinamismo de la economía mostró un alza en la tasa de desempleo, pero no tan grande aún. Esto se debe a que la caída en empleo privado asalariado, que fue muy sustancial (cerca de 200.000 menos), fue compensada por creación de empleo en cuenta propia (aprox. 58.000) y de empleo asalariado del sector público (aprox. 72.000 empleos). Es difícil que la creación de este último tipo de empleo  se mantenga, lo que podría llevarnos a aumentar el desempleo y disminuir la creación de empleos nuevamente. La buena noticia es que la inflación retrocedería, lo que produciría un aumento algo mayor de los salarios reales. Sin embargo, el efecto del empleo parece que predominaría. De ahí que existe un riesgo de una desaceleración mayor del consumo.    

En ese contexto es difícil tener una recuperación de expectativas; y si a eso se le suma el negativo impacto de la reforma tributaria sobre el ahorro de las empresas, la inversión mostraría poco dinamismo.

Hay bastantes riesgos, y en general a la baja. Resulta crucial el mejoramiento de expectativas. Esta es una receta que se da con bastante frecuencia, pero difícil de lograr. Por ello, no bastan las buenas intenciones para despejar las nubes en el camino.http://www.latercera.com/noticia/opinion/ideas-y-debates/2014/12/895-609438-9-nubes-en-el-camino.shtml