cerrar flex-next flex-prev icon-excel icon-facebook icon-flickr-gray icon-flickr icon-fullscreen icon-gal-next icon-gal-prev icon-ham icon-instagram icon-less-blue icon-less icon-linkedin icon-lupa icon-mail icon-menu icon-more-blue icon-more icon-reader icon-share icon-twitter play

Columnas

11 Julio 2019 | Arturo Cifuentes |

¿Recuperar el AA?

Durante el segundo gobierno de Michelle Bachelet, la deuda chilena creció de un 15% del PIB a un 26%. A este incremento se le atribuye la rebaja que Chile sufrió en su clasificación crediticia (de AA a A). ¿Es esta percepción correcta?, ¿es importante esta diferencia? ¿ Qué debería hacer Chile para recuperar el AA?

Primero, notemos que la correlación entre el rating de un país y su nivel de endeudamiento es débil. Japón tiene una deuda igual al 240% del PIB y una clasificación A. Es decir, tiene el mismo rating de Chile con una deuda 10 veces más alta. Japón, eso sí, se endeuda en su moneda y Chile no. Algo similar pasa con Estados Unidos: deuda, 110%; rating, AAA/AA. Alemania, Gran Bretaña y Singapur tienen clasificaciones de riesgo de AA 0 A, y niveles de endeudamiento que fluctúan entre el 60% y 110% del PIB. Por otro lado, Paraguay y Guatemala tienen el mismo nivel de endeudamiento que Chile (26%), y un rating igual a BB.

Segundo, la diferencia en la tasa de interés (en dólares) que debe pagar un bono con clasificación AA y A puede fluctuar entre 30 y 60 puntos base. Es decir, considerando el nivel de deuda de Chile, esto significa que los pagos anuales por este concepto pueden variar hasta en 500 millones de dólares, dependiendo del rating. Mas aún, el rating soberano limita el rating al cual los
Emisores domiciliados en Chile pueden aspirar. O sea, la baja de AA a A, automáticamente encareció el acceso a crédito de las empresas chilenas. En resumen, el costo de la rebaja en el rating no es trivial y lo estamos pagando, indirectamente, todos.

Finalmente, ¿qué debería hacer Chile para recuperar el AA? Varios estudios académicos indican que los ratings soberanos están determinados por numerosos factores cuantitati- vos y cualitativos. Algunos de los factores cuantitativos son el nivel de deuda, el crecimiento económico y el ingreso per cápita. Y entre los cualitativos entran elementos de gobernanza (e.g. , corrupción, fortaleza de las instituciones y estabilidad política) y otros más subjetivos, como la “proximidad cultural y económica” entre el país evaluado y EE.UU. Además, existe alguna evidencia de que las clasificadoras tienen un sesgo negativo con relación a los países subdesarrollados, y son más reticentes a subir un rating que bajarlo.

En síntesis, recuperar el AA tomará algo más que disminuir la deuda. El problema que dejó Michelle Bachelet es más complejo de lo que parece. ¿Habrá que esperar 10 años para volver a ser AA?

Análisis publicado en El Mercurio