cerrar flex-next flex-prev icon-excel icon-facebook icon-flickr-gray icon-flickr icon-fullscreen icon-gal-next icon-gal-prev icon-ham icon-instagram icon-less-blue icon-less icon-linkedin icon-lupa icon-mail icon-menu icon-more-blue icon-more icon-reader icon-share icon-twitter play

Columnas

03 Febrero 2019 | Sergio Urzúa | Desarrollo

Roma: la vergüenza masculina

Sergio Urzúa: “Roma enrostra a los hombres la responsabilidad de lo difícil que es ser mujer en la región”.

Roma es una película sensacional. Ambientada en los 70, es de una vigencia total. Si bien Alfonso Cuarón, su director, se inspiró en su infancia en el acomodado barrio de la Ciudad de México que la titula, la historia bien podría ambientarse en La Cabrera (Bogotá), Palermo (Buenos Aires), San Isidro (Lima) o Vitacura (Santiago). Sus dos horas y quince minutos no solo dibujan el subdesarrollo latinoamericano, sino que denuncian a los responsables de la precariedad de su sociedad.

Latinoamérica se destaca en uno de los rankings OCDE más ingratos. En 2016, un 67% de los bebés mexicanos nacieron fuera del matrimonio (promedio OCDE: 40%). ¿Chile? ¡Es el líder mundial! De 231.749 nacimientos en ese año, 167.982 fueron de madre soltera. De ahí el top 1 : 72% de los bebés nacieron fuera del matrimonio. Por cierto, esto no quiere decir que 7 de cada diez nacimientos sean de parejas sin vínculo familiar. Por de pronto, el 85% de todos los chiquitines son reconocidos por ambos padres (Registro Civil). Pero la cifra no asegura la presencia de la figura paterna de ahí en adelante.

Datos de la Casen 2017 ilustran el punto. En dicha encuesta, 45,6% de los núcleos familiares reportaron a una mujer como “jefa”. De estos, 66% tenía hija/os. ¿En cuántos la “jefa” aparece sola, sin pareja? En el 75%. Así, en más de 1,5 millones de núcleos familiares con descendientes, el progenitor brilla por su ausencia.

¿Cuánto aportan a la crianza los fantasmagóricos papás? Es difícil saberlo, pero algunos datos sugieren que pocazo. Mientras las nuevas solicitudes de pensiones de alimentos superaron los 159 mil casos en 2016, las causas por incumplimiento de estas obligaciones alcanzaron casi las 82 mil. De hecho, 2.436 “papitos corazón” vieron ese año suspendidas sus licencias de conducir por el no pago reiterado de las pensiones. Así con la responsabilidad de papá.

Lo peor es que no es obvio que las cosas mejorarían para las familias si los “machos” estuviesen presentes. En el ranking mundial de Paz y Seguridad Femenina de Georgetown University, Chile solo se ubica en la posición 62 entre 152 países. ¿Dónde se “destaca”? Un 37% de las chilenas ha sido violentada física o sexualmente por su pareja (6% en Canadá y Singapur). La cifra se repite en otros países de la región. Mejor sola que mal acompañada, ¿o no?

No voy a entrar en los detalles de Roma por respeto a quienes no la han visto. Una cosa sí voy a anticipar: en ella no se encuentra hombre adulto del que uno pueda encariñarse. Independiente del nivel de ingresos o educación, Cuarón nos presenta, y con razón, como el sexo despreciable. Nos enrostra la responsabilidad de lo difícil que es ser mujer en la región; a tal grado, que incluso una madre puede desear no haber dado a luz a un bebé mujer. Y es que Roma ilustra con crudeza el desafío más importante de América Latina: terminar con el desprecio masculino por la mujer y la familia. Se la recomiendo a todas, pero en especial a todos.

Columna publicada por El Mercurio