cerrar flex-next flex-prev icon-excel icon-facebook icon-flickr-gray icon-flickr icon-fullscreen icon-gal-next icon-gal-prev icon-ham icon-instagram icon-less-blue icon-less icon-linkedin icon-lupa icon-mail icon-menu icon-more-blue icon-more icon-reader icon-share icon-twitter play

Columnas

03 Junio 2019 | Arturo Cifuentes |

Satélites e información alternativa

Una investigación dirigida por Zsolt Katona (profesor de UC-Berkeley) sobre eluso de imágenes satelitales para tomar decisiones de inversión ha creado bastantes controversias.

La tecnología de imágenes satelitales partió en los años 50. Inicialmente, se orientó a aplicaciones militares y fue financiada por el gobierno norteamericano y soviético. Una segunda etapa se focalizó en recolectar datos para predicciones meteorológicas. Hoy día, más de mil satélites giran alrededor de la Tierra (muchos de ellos de empresas privadas), y el uso de las imágenes que captan se usa en aplicaciones tan diversas como detectar la existencia de yacimientos mineros o estimar la actividad económica (PGB) de países cuyas estadísticas oficiales no son confiables. La calidad de las imágenes ha mejorado exponencialmente y, por lo tanto, ahora es posible —entre otras cosas—monitorear el número de automóviles estacionados en un lugar específico.

Tradicionalmente, los analistas del sector retail estimaban las ventas (y, por lo tanto, los valores futuros de las acciones) analizando parámetros y cocientes basados en los estados financieros relevantes, combinados con otros índices macroeconómicos. Recientemente, algunos fondos especulativos han estado invirtiendo (o tomando posiciones cortas) en distintas firmas del sector información satélite. Específicamente, información diaria del número de vehículos en los estacionamientos. Y aquí entra el estudio de Katona.

Su análisis muestra que esta variable (vehículos estacionados) es un indicador confiable para estimar el volumen de ventas en tiempo real. Lo más interesante, sin embargo, es que el mercado no incorpora esta información inmediatamente (no la tiene). Por lo tanto, el precio de la acción viene a reflejarlo indicado por el satélite con un rezago importante. Dicho de otro modo, los inversionistas sofisticados que tienen acceso a esta información tienen una ventaja considerable con relación al resto del mercado.

Algunos abogados piensan que usar esta información es equivalente a usar información confidencial (“inside information”) y, por lo tanto, debería ser ilegal. Las empresas satelitales (que venden imágenes de este tipo y muchas otras) por supuesto no avalan esta postura. Legal o ilegal, una cosa es clara: el uso de información alternativa en las decisiones de inversión paulatinamente desplazará alos análisis (y analistas) convencionales. ¡Bienvenidos al futuro!

Análisis publicado en El Mercurio