cerrar flex-next flex-prev icon-excel icon-facebook icon-flickr-gray icon-flickr icon-fullscreen icon-gal-next icon-gal-prev icon-ham icon-instagram icon-less-blue icon-less icon-linkedin icon-lupa icon-mail icon-menu icon-more-blue icon-more icon-reader icon-share icon-twitter play

Columnas

17 Julio 2017 | Rodrigo Cerda | Laboral

U-6

¿Quién es un desempleado? Esta es una pregunta que parece fácil de responder. Uno diría que es una persona que no tiene trabajo y que está buscando trabajo. Esto es lo que busca medir la tasa de desempleo que reporta el INE mes a mes. En esta medida se incluye a personas sin trabajo y que han estado buscando trabajo activamente en la última semana.

¿Y una persona que no tiene trabajo, pero dejó de buscar trabajo porque piensa que no lo va a encontrar debido a malas condiciones económicas? No entra en la definición de desempleo porque no ha estado buscando trabajo, pero obviamente sí le interesa tener un trabajo y simplemente se aburrió y se “desalentó” de tanto buscar.

¿Y una persona que trabaja sólo algunas horas pero que quisiera trabajar tiempo completo? Como tiene trabajo, tampoco se incluye como desempleado. Sin embargo, no se puede desconocer que está en una situación donde no encontró el trabajo que deseaba y se tiene que conformar con la posibilidad de trabajo sólo las pocas horas que le ofrecen. Todas estas situaciones, que no se consideran desempleo de acuerdo con la definición tradicional, son situaciones que se parecen conceptualmente a desempleo.

En Estados Unidos el Bureau of Labor Statistics, que publica los datos oficiales del mercado laboral de ese país, ha optado por reportar seis alternativas de tasas de desempleo que se conocen como U-1 a U-6. La medida U-3 es la medida tradicional de tasa de desempleo. Pero adicionalmente hay otras medidas, entre ellas la U-6. Esta última incluye a los desempleados, pero además suma personas que dejaron de buscar trabajo aunque están dispuestas a trabajar y aquellos trabajando menos de 35 horas por semana y que quisieran trabajar tiempo completo.

A comienzos de 2015, Janet Yellen, la presidenta de la Fed de Estados Unidos, al descartar el aumento de tasas de política monetaria en ese momento, indicaba que una de las razones era que si bien la tasa de desempleo (U-3) era baja (5,7%), cuando se ocupaba la medida U-6 la situación no era color de rosa, porque la medida U-6 se encontraba en 11,3%. Paul Krugman en 2013 en su blog comparaba la tasa U-6 con el número de personas que accedían al programa social Food Stamps e indicaba una alta correlación, por lo que posiblemente la medida U-6 permite medir mejor la cantidad de personas en Estadios Unidos que están en una situación de urgencia económica.

La medida U-3 es una medida de desempleo para personas que están activas en el mercado laboral, por lo que complementa la U-6.

En Chile, además de la tasa de desempleo tradicional, el INE pública también (1) la tasa de desocupación con iniciadores disponibles (que incluye a personas que no están buscando trabajo, aunque no tienen empleo, porque iniciarán pronto una actividad laboral) y (2) la tasa de presión laboral (que incluye iniciadores disponibles y personas ocupadas que buscan empleo). Mientras la tasa de desempleo tradicional fue de 7%, la tasa de presión laboral fue de 12,9% en el último trimestre móvil. Lamentablemente no se incluye a personas en trabajos por horas que quisieran empleos jornada completa o a personas que están sobre-calificadas para sus actuales empleos. Algo de esto hacemos en ClapesUC, publicando indicadores de sub-empleo mensualmente.

Necesitamos mirar con más cuidado los datos laborales, y claramente no basta con las tasas de desempleo tradicionales. Hay aún bastante que hacer en este sentido.

Columna publicada en Pulso.