cerrar flex-next flex-prev icon-excel icon-facebook icon-flickr-gray icon-flickr icon-fullscreen icon-gal-next icon-gal-prev icon-ham icon-instagram icon-less-blue icon-less icon-linkedin icon-lupa icon-mail icon-menu icon-more-blue icon-more icon-reader icon-share icon-twitter play

Noticias

07 Agosto 2019
| Cambio Climático, Clapes UC, Seminarios |

Director de Clapes UC participa en seminario “Obras públicas para el cambio climático”

Director de Clapes UC participa en seminario “Obras públicas para el cambio climático”

Hernán de Solminihac, Director de CLAPES UC ,  participó en el seminario “Obras Públicas para el Cambio Climático”, actividad organizada por el Ministerio de Obras Públicas en torno a la Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático en su versión número 25 (COP25).

En la ocasión, nuestro Director abordó en su exposición el tema de infraestructura resiliente y gestión del riesgo frente al cambio climático. Según explicó, el cambio climático -atribuible directa o indirectamente a la actividad humana y que altera la composición de la atmósfera mundial- impacta nuestra infraestructura, los servicios que proporcionan y la calidad de vida de las personas. Evidencia de ello son los cambios en las tasas de precipitación, con niveles altos de sequías, cambios en los regímenes de precipitación y caudales a lo largo de Chile, aumentos de temperatura global y, cambios en la frecuencia e intensidad de fenómenos climáticos extremos.

Estos eventos son cada vez más frecuentes e intensos. Chile en particular está expuesto a diversas amenazas como sismos, tsunamis, erupciones volcánicas, aluviones, entre otros. Entonces, ¿cómo prepararse oportunamente para reducir los impactos? Para Hernán de Solminihac la resiliencia es clave:  definida como “la capacidad de un sistema expuesto a una amenaza de origen natural para resistir, absorber, anticiparse, adaptarse y recuperarse de sus efectos de manera oportuna y eficaz, para lograr la preservación, restauración y mejoramiento de sus estructuras, funciones básicas e identidad” (CREDEN, 2016), engloba elementos para enfrentar eventos extremos que impactan la infraestructura.“Pero el concepto de resiliencia debe ir acompañado de una correcta gestión del riesgo, intersección entre amenaza y vulnerabilidad”, agregó de Solminihac. Comenta que deben considerarse un conjunto de elementos, medidas y herramientas dirigidas “a intervenir la vulnerabilidad, con el fin de reducir los riesgos”. La práctica común es mantener acciones reactivas post evento con consecuencias de pérdidas de nivel de servicios y sobrecostos para el país por inversión en reposición.

Para eventos que difieren de lo histórico, debemos aplicar nuevos métodos, y las medidas de mitigación, destinadas a compensar, atenuar o eliminar el daño producido por un evento sobre algún sistema o componente debe ser adoptada. Idealmente debemos considerar una mitigación preventiva precio al evento y una mitigación en respuesta a la emergencia.“El riesgo puede ser mitigado desde distintos enfoques: Uno de ellos es reducir la vulnerabilidad por exposición (…), mientras que otro es reducir la vulnerabilidad por fragilidad “, destaca de Solminihac.

Tomando en consideración lo anterior, nuestro Director hace un llamado a enfrentar los nuevos desafíos que tenemos como país entre ellos: temas de resiliencia, infraestructura y cambio climático son. Entre éstos últimos, identificar cuál es la infraestructura vulnerable del país, a qué amenazas se encuentra expuesta, cuál es el nivel de servicio actual y esperado de esa infraestructura y determinar cuál es finalmente el nivel de riesgo.“Con ello podremos elaborar estrategias de inversión en resiliencia, generando mecanismos adecuados para invertir en mitigación y adaptación, incorporando el concepto de resiliencia en las evaluaciones y determinando cómo y cuánto invertir”, destacó de Solminihac.

Elementos claves a considerar en este ámbito son el fortalecimiento de la institucionalidad de gestión de riesgo local y regional, desarrollar sistemas robustos de monitoreo y de comunicaciones de desastres naturales, fomentar la prevención y autocuidado de las comunidades, integrar factores de riesgo en los instrumentos de ordenamiento territorial y evaluación social y, articular esfuerzos post-evento para reducir el tiempo de recuperación.

Por último, nuestro Director concluyó que tomando en consideración que Chile es un país altamente expuesto y vulnerable a distintas amenazas naturales, “debemos generar una estrategia nacional de gestión de riesgos y contar con una infraestructura resiliente, diseñada acorde a las nuevas condiciones”.

 

Para descargar o revisar la PTT ingresa aquí