cerrar flex-next flex-prev icon-excel icon-facebook icon-flickr-gray icon-flickr icon-fullscreen icon-gal-next icon-gal-prev icon-ham icon-instagram icon-less-blue icon-less icon-linkedin icon-lupa icon-mail icon-menu icon-more-blue icon-more icon-reader icon-share icon-twitter play

Noticias

12 Enero 2017
| Grupo Mejores Pensiones, Seminarios |

Seminario “El descontento con las pensiones”

Seminario “El descontento con las pensiones”

El Director Alterno del Centro Latinoamericano de Políticas Económicas y Sociales de la Universidad Católica, Clapes UC, Rodrigo Cerda, inauguró esta mañana el seminario “El descontento con las pensiones”, destacando la importancia del tema en las políticas públicas. En el evento –donde se analizaron propuestas del Grupo “Mejores Pensiones para Chile”- participaron Juan Bravo, Roberto Méndez y Salvador Valdés, del grupo de estudio “Mejores Pensiones para Chile”, de Clapes UC; junto a los expertos Michelle Labbé, de Econsult; Luis Larraín, director de Libertad y Desarrollo y Eduardo Fajnzylber, académico de la U. Adolfo Ibáñez.

El seminario comenzó con la exposición de Juan Bravo, secretario del grupo de estudio e investigador de Clapes UC, que explicó los objetivos del informe “El Descontento con las Pensiones: 7 Conclusiones y 12 Propuestas”.

En el primer panel, Roberto Méndez determinó que en el año 2011 la opinión pública sobre el sistema tuvo un punto de quiebre e inició la caída de su aprobación. Situaciones como las marchas por el “fin al lucro”, la crisis de La Polar y la rentabilidad negativa de los Fondos de Pensiones de en 2011, influyeron en la baja en la percepción de la gente. Por otra parte, enfatizó que según las encuestas las personas se interesan en la pensión, no en la rentabilidad, y que el 88% declara no entender qué es la rentabilidad: “La rentabilidad del sistema de AFP no se comprende y, lo poco que se entiende, se ha deteriorado en el tiempo”, explicó Méndez.

Luego presentó la propuesta 1 del Grupo Mejores Pensiones para Chile, que es crear un “Comité de Propietarios” en cada AFP, formado en su mayor parte por afiliados (trabajadores y pensionados) en esa misma AFP. Los objetivos, dijo, son “crear espacios de diálogo con los afiliados, como por ejemplo una cuenta anual de la administradora al Comité de Propietarios, y aumentar la diferenciación, conceptual y jurídica, entre los “Fondos” y las “Administradoras”.

Según la Propuesta 1, los afiliados que integrarían este Comité serían seleccionados en buena parte por sorteo entre afiliados interesados, siempre que demuestren capacidad técnica (por ejemplo, aprobando el examen para asesores previsionales dentro de cierto plazo); otros elegidos por sindicatos y gremios empresariales, también entre afiliados que demuestren interés y capacidad técnica; y otros designados en conjunto por la Superintendencia de Pensiones, Comisión de Valores y Consejo del Banco Central.

Las atribuciones del Comité de Propietarios serían evaluar los servicios prestados por la administradora, contratar servicios expertos sobre la calidad de la gestión de cartera, comisiones cobradas, y asignar por concurso público en proyectos educativos, la proporción que corresponda del Fondo de Educación Previsional, entre otros. Destacó que el Comité no debe participar ni asumir responsabilidad alguna en la administración de los fondos previsionales, decisiones de cartera, votación en juntas de accionistas, etc.

El segundo panel presentó las propuestas para elevar las pensiones de la clase media hoy. Salvador Valdés, Coordinador Microeconómico de Clapes UC, explicó que “en el documento se descarta el regreso al sistema de reparto, pues la caída de fecundidad que vive Chile hace que este sea insustentable”.

Respecto a cómo responder al descontento con las pensiones, analizó dos enfoques: “establecer un nuevo subsidio para casi todos los ya pensionados, o crear programas que beneficien a grupos de personas mayores que sufrieron una falla específica de diseño de la política de pensiones”. Estos enfoques compiten, porque ambos requieren la expansión de reparto, fuente que es estrecha por la caída de la fecundidad.

Las diferencias entre los dos enfoques están en la magnitud de los recursos requeridos (lo que impacta en su sustentabilidad en el tiempo, y en el número de beneficiarios); en su efecto sobre la desigualdad; y en su efectividad para ayudar más a las personas mayores que están en dificultades objetivamente más graves. Concluyó que en los tres criterios, el subsidio casi universal para personas mayores es una solución peor, por lo que el informa lo descarta.

Ve el seminario aquí.

Ve aquí las presentaciones:

Juan Bravo

Roberto Méndez

Michelle Labbé

Salvador Valdés

Eduardo Fajnzylber